domingo, 23 de noviembre de 2008

Guerras del nuevo milenio: ¡Contad con España!


La cumbre del G-20 sonó un poco a reunión de clanes rivales, tratando, más que de salvar la maltrecha economía mundial, de verse unos a otros las caras y adivinar en que grado están dispuestos los países emergentes a mantener o modificar el actual reparto de la tarta. Fue tanto como si se preguntaran entre si "¿Seguimos siendo todavía amigos?", y por eso no hubo conclusiones públicas. Naturalmente no habrá jaleo mientras todos tengan cerca alguna nación pobre y deprimida a la que pisotear y humillar. De momento, lo que si que ha quedado claro es, desde luego, quienes son los fuertes del planeta y quienes los demás. España no quería ser del segundo grupo y se empeñó, con un gran sentido del pundonor aldeano en asistir al cónclave de los mandamases. Parece pues que ya nunca más seremos neutrales, y que en los chanchullos de las guerras globalizadas vamos a tener una participación más activa. Queda por ver, en este caso, qué ganamos renunciando a nuestro proyecto de país modélico al estilo suizo o escandinavo, y juntándonos con los que nos devuelven a nuestras esencias más belicosas. Todavía frescas en nuestra historia.