lunes, 2 de marzo de 2009

Elecciones


Lo verdaderamente estupendo de las democracias es que los gobiernos, les guste o no, nos guste o no, puedan cambiar de color.
Cierto es que al final los mandamases acaban siendo todos iguales, o cuando menos, muy parecidos. Pero ya simplemente el hecho de poder elegir...
¿No es de lo más maravilloso en esta vida el poder elegir?
Por otra parte... ¡Qué gran cosa vivir un cierre de elecciones con la emoción de una final de la champions league!
Pena que sean cada cuatro años. ¿No se darán cuenta las televisiones de lo divertidas que son y de los ratios de audiencia que generan?
¡Ah, claro!... Me olvidaba
Quizás eso es lo que finalmente explica el que en España seamos 17 comunidades autónomas.
Ya me parecía a mí.