martes, 8 de septiembre de 2009

Impuesto revolucionario


Nuestro gobierno urdiendo la forma y manera de hacernos una extracción de tuétanos a las clases medias sin que nos haga mucho daño el pinchazo, y mientras tanto, los hijos de papá del municipio más ricachón de España se lo pasan pipa quemando contenedores y liándose a coces con los "maderos" del lugar.

Que esto pase en el País Vasco es aceptable. De hecho, llevamos años aceptando pulpo como animal de compañía, pero ¿"kale borroka" en el barrio más "in" de la capital...?
Algo no funciona bien.

Por de pronto he aquí lo que la foto muestra (sin ser ello lo más grave, puesto que hay un gendarme policontusionado de baja): Un Citroën Xsara Picasso reducido a cenizas.

Egoístamente hablando, dicho vehículo es un activo a reponer (a nivel del parque móvil), y representará en un plazo más o menos distante en el tiempo, una petición más (un citroën picasso más a fabricar) en la fábrica para la que curro. Así que verlo así, tan churruscadito, no es que me de excesiva pena.

Pero luego me lo pienso mejor, y me doy cuenta de que no es tan guay como parece ... Que el cocherito leré lo tendremos que pagar a escote todos los españoles (los periféricos también), y que lo que gane mi fábrica no se reflejará en mi nómina, pero lo que pierda el estado, como ya se ha demostrado, si que redundará en mi declaración de la renta.

Solo espero pues que este botellón clase E (Chivas de 48 años con Red Bull), no se repita, y que una ciudad que aspira a ser olímpica por méritos propios, le de un poco más de protagonismo a la porra con todos estos niñatos malcriados, ahora de repente, metidos a patéticos imitadores de txerokis, sioux y arapahoes.

3 comentarios:

bellota_b dijo...

uff vaya quemada.
Esto parece juego de niños ricos?...

Que nivel de valores para la sociedad.


cariñússs!!pasé a este blog,por que en el otro no había avance de post...o era yo la perdida ?jajaja

Landahlauts dijo...

Mucho tiempo libre y pocos valores, porque... ni siquiera luchaban por nada. Fue violencia sin más.

Saludos!

Luna Azul dijo...

¡Qué maneras de divertirse y cuanto serrín en el cerebro!
O ¿quizás recogemos lo que sembramos?
Un abrazo